Casi cualquier persona que desea perder peso se obsesiona con lo primero que crece y lo último que desaparece. La panza. Muchos de los que alguna vez han intentado bajar de peso han inspirado sus acciones en un estómago abultado, o mejor dicho en no tener uno. Y es que un estomago plano es una gran fuente de confianza para muchos, al mismo tiempo que puede ser el origen de mucha miseria, o al menos vergüenza en otros. A mi me gusta verlo más por una cuestión de salud, ya que al bajar la panza rápidamente bajarán los riesgos de muchas enfermedades. De hecho una panza grande es un indicador común de riesgos de salud. Pero podemos solucionarlo, veamos cómo…

10 maneras de bajar la panza rápidamente

Estas son algunas maneras que puedes implementar para comenzar a ver resultados, usa las que quieras, o úsalas a todas.

1. Remueve o minimiza todo lo que puedas el azúcar

El azúcar contiene calorías vacías. Te dará energía, pero sin nutrientes ni fibra. Es el tipo de calorías que uno no nota, son esas imperceptibles calorías que al final del día o de la semana sumarán cientos, tal vez miles. Pero además las comidas azucaradas dispararán tus niveles de insulina, una hormona potente para la acumulación de grasas que promueve la especial acumulación de grasas en la panza.

2. Evita las calorías líquidas

Las calorías líquidas son todas las bebidas que contienen calorías. Pueden ser la leche o el jugo de fruta, pero también lo son las gaseosas y las bebidas deportivas o energizantes que te tomas. Las calorías líquidas son procesadas por el cuerpo rápidamente al tiempo que requieren un mínimo de digestión. Este pico de calorías de todos modos es un exceso de calorías que tu cuerpo usualmente acumulará como grasas. Y tan pronto como se acumulen en tu panza sentirás hambre nuevamente. Al igual que el azúcar ni siquiera notarás cuántas calorías consumes de tus bebidas, y cuántas de ellas irán a parar a tu panza. ¿Quieres beber algo? Bebe agua…

3. Comprende cómo una combinación de grasa, azúcar y alcohol afecta el metabolismo de las grasas

Tienes que entender que esta combinación reaccionará en tu cuerpo de la peor manera. Es el combo ideal para acumular grasa en el estómago. Cuando se consumen juntos, o al menos dos de ellos están presentes, tu cuerpo incrementará su tendencia a acumular grasa. Simple, y lamentablemente efectivo.

4. No desayunar hará más difícil bajar la panza

Esta no es otra manera amable de decirte que por favor desayunes como te lo diría tu madre. Las investigaciones demuestran que si te saltas el desayuno en realidad aumenta tu tendencia a acumular grasa en la panza. El desayuno es esencial, principalmente porque luego de muchas horas de no comer, esta comida manda el mensaje a tu cuerpo de que no estás pasando hambre, por lo que no se disparan los mecanismos de acumulación de grasa. Sucede todo lo contrario, al desayunar le estás dando a tu cuerpo la señal de que se encienda, de que comience a quemar combustible (comida).

Si no desayunas tu cuerpo tomará esa mínima oportunidad para pasarse a un modo de acumulación de grasas, y una vez que esto haya sucedido bajar la panza será un emprendimiento mucho mayor del que debiera ser. Así que hazte un gran favor a ti mismo y levántate 15 minutos antes, no una hora ni dos, quince minutos antes para desayunar algo saludable ¿quieres?

5. Ten 5 comidas, o 3 comidas principales y 2 snacks

Esto es como garantizarle a tu cuerpo que tendrá un suministro de comida constante y sonante. Y tu cuerpo no sólo que no activará los mecanismos de acumulación de grasas sino que hará todo lo contrario y mantendrá tu metabolismo funcionando en su máximo esplendor.

La ironía de esto es que tu cuerpo logrará bajar la panza rápidamente si comes cada tres o cuatro horas. La advertencia, claro está, radica en que comas sano. Porque si comes alimentos densos en calorías lo que primero era un truco ahora será un puñal por la espalda y estarías duplicando la cantidad de calorías, engordando la panza en vez de bajarla. La digestión es un proceso que requiere mucha energía, y al comer regularmente permites que tu cuerpo sea más eficiente quemando calorías.

6. Duerme 8 horas todas las noches

Uno pensaría que estos son consejos viejos y pasados de moda. Desayunar, dormir, comer… pero en realidad que consigas el sueño adecuado para tu cuerpo todos los días es extremadamente importante si quieres eliminar grasa de la panza. Puedes comer bien y ejercitarte a diario, y así y todo no perder peso si te privas del sueño. Duerme menos de seis horas y en vez de adelgazar comenzarás a ganar peso. Todos los cuerpos son diferentes, como también lo son nuestras actividades diarias y estilos de vida. Pero deberías conseguir las suficientes horas de sueño basado en todo lo anterior. Lo común es que el número de horas que se necesiten varíen entre 6 y 8 horas.

7. Sé consciente de los atracones del fin de semana

Muchas personas son extremadamente cuidadosas con su dieta y son diligentes con el ejercicio durante toda la semana, y así y todo no pueden bajar la panza. La razón puede ocultarse detrás de los atracones del fin de semana. Está bien la indulgencia y comer una que otra comida tramposa un sábado a la noche o un domingo, pero si resulta que esa comida contiene todas las calorías que te ahorraste en la semana, todo el esfuerzo habrá sido en vano, al menos para bajar la panza. La disciplina de la semana pásala al fin de semana, o al menos cuida la cantidad de lo que comes los fines de semana.

8. Busca comidas que no sean calóricamente densas

Probablemente ya lo veías venir, pero no bajarás la panza a base de cerveza, hamburguesas, pizas, papas fritas y colas. Realmente tienes que comer sano para bajar la panza naturalmente. No es un capricho de los nutricionistas y especialistas, es lo que funciona.

9. No es obligación terminar todo el plato

Contrariamente a lo que se dice no tienes por qué terminar todo tu plato si has quedado satisfecho/a antes. Del cien por ciento de tu nivel de estar satisfecho, come solo el 80%. Las porciones hoy en día son excesivamente grandotas y la tendencia es comer todo lo que hay en el plato sin importar nuestro nivel de saciedad. Prueba platos más pequeños, o si sales a comer afuera come la mitad de lo que te sirvan. Puede que estés comiendo calorías que no necesitas …

10. La combinación buena alimentación y ejercicio duplicará tu velocidad para adelgazar

Si solo haces dieta te estás perdiendo de una oportunidad inmensa para bajar la panza. Y lo más probable es que tan pronto como la termines empieces a recuperar el peso perdido. ¿La solución? Eliminar el concepto de dieta de tu mente e instalar el de comer más sano mientras que al mismo tiempo aumentas tus niveles de actividad. No tienes que mudarte al gym para conseguirlo, simplemente con aumentar tus niveles de actividad con respecto a los actuales ya estarás consiguiendo mejoras con el paso del tiempo. Y desde ya que si te aplicas y planificas ambos, un buen programa de ejercicios junto a un buen plan de alimentación, allí es donde tu panza se achicará tan rápido como es saludablemente posible, en el doble del tiempo que si solo haces dieta, y con resultados permanentes.

 

¿Te gustaría que te ayudemos a perder peso rápidamente? Tenemos un fantástico Pack de Adelgazamiento para ti. Con rutinas de ejercicios y planes alimenticios que funcionan de verdad, además del respaldo de un equipo de entrenadores personales y nutricionistas para que les preguntes lo que quieras! Para saber más >>pincha aquí<<