No cometas este error común, y grave, que cometen muchas personas desesperadas: practicamente eliminan toda la comida de la dieta. No se puede bajar de peso sin comer, o al menos no sin perjudicar enormemente la salud. La actitud de muchas personas que hacen esto es “necesito bajar de peso rápido entonces no comeré más”.

La verdad es que nada de esto puede darnos algo bueno en nuestras vidas.

Si, es cierto que lograrás bajar de peso sin comer, pero cuando sepas exáctamente qué sucede y cuál es el peso que pierdes (y el precio que pagas por hacerlo) es mucho más fácil ver por qué deberíamos apuntar al recomendado medio kilo a un kilo por semana de peso perdido como objetivo saludable para bajar de peso. Cuando dejamos de comer nuestro cuerpo se pone en un estado que comúnmente conocemos como “modo de supervivencia”, que es un estado en el que se trata de conservar la mayor cantidad de energía posible. Posiblemente se experimente un rápido descenso en el peso, pero en pocos días comenzará a disminuir ya que el cuerpo se adaptará a estos cambios.

El problema es que más del 95% del peso perdido provendrá del agua. El cuerpo puede eliminar fácilmente fluído resultando en una correspondiente pérdida de peso. La pérdida de líquido es inevitable en casi cualquier programa para bajar de peso. Sin embargo es importante recordar que cualquier pérdida de peso de líquido se recuperará cuando se termine el programa.

En general los planes para bajar de peso serios implican que un gran porcentaje del peso que se baje provenga como resultado de la eliminación de grasa corporal, y por lo tanto es mucho menos probable que se recupere el peso una vez finalizado el programa. Bajar de peso sin comer definitivamente no es ni siquiera una alternativa a considerar.

Si quieres saber más sobre como bajar de peso permanentemente te recomiendo que leas Tu Cuerpo Ideal. Existe una alternativa sana y segura para utilizar la ciencia de la nutrición a tu favor y empezar a lograr los cambios que deseas en tu cuerpo, de manera permanente.